Jueves, 01 de Abril del 2021
  • Home
  • Legislativo
  • Diputados aprobaron conmemorar a fallecidos por COVID-19

Diputados aprobaron conmemorar a fallecidos por COVID-19

La propuesta establece el 21 de marzo de cada año como el día nacional de las personas fallecidas por esta pandemia, fecha que corresponde a la muerte de la primera víctima de Covid-19 en el país

La Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó, y despachó a segundo trámite al Senado, el proyecto de ley que declara el día 21  de marzo de cada año como el Día Nacional de conmemoración de las personas fallecidas producto de la pandemia de COVID-19 en nuestro país (boletín 14083).

La iniciativa, originada en una moción parlamentaria, busca promover el recuerdo y homenaje, como así, la realización de prácticas sociales en memoria de las personas fallecidas producto de la pandemia del COVID-19.

Además, se establece la fecha del 21 de marzo, porque corresponde al aniversario de la muerte de la primera persona cuyo deceso se relaciona con esta enfermedad, Sonia Valdivia, de 82 años, residente de la comuna de Renca en la Región Metropolitana.

La propuesta consiga en sus fundamentos que en Chile la propagación del COVID-19 ha cobrado la vida de miles de ciudadanos y ciudadanas, y al día de hoy ya se registran más de un millón de personas contagiadas.

Se recalca que la referencia estadística es sólo un antecedente de la verdadera tragedia social ocasionada por los numerosos proyectos de vida truncados, la profunda aflicción de los familiares y comunidades de pertenencia de los fallecidos, las afectaciones a nivel psicosocial de los supervivientes y la huella que se ha forjado en nuestro cuerpo social, producto de la incertidumbre, el dolor y la desestabilización en nuestras condiciones de vida.

Además, enfatiza que la adopción de medidas sanitarias de autocuidado y de restricción personal e institucional adoptadas por la autoridad sanitaria y que tienen el carácter de obligatorias en nuestro país, han transformado las circunstancias en que se suelen llevar a cabo las prácticas de duelo, homenaje y recuerdo de las personas y familiares que han fallecido.

Los autores de la iniciativa indican que la imposibilidad de realizar procesos de duelo y despedida, de honrar la memoria de las y los fallecidos, podría provocar mayor sensación de inseguridad, angustia y de falta de identidad, lo que, sumado a situaciones de aislamiento personal, se dificultan y/o deterioran las formas de comunicación y de vivir en colectividad, produciéndose estragos en los planos personales y sociales, agregándose injustos motivos para el sufrimiento.

Finalmente, detallan que la construcción de una nueva convivencia social en el contexto sanitario imperante, necesita de acciones humanitarias, de comportamientos de autocuidado y de apoyo, que se valgan de procesos sociales legítimos, como la ideación y realización de acciones conmemorativas y de memoria, donde sea posible honrar y homenajear a las miles de personas que han fallecido producto de la pandemia del COVID-19 y de la promoción de espacios reflexivos sobre el dolor, que permitan crear experiencias significativas para recobrar el sentido de la paz y de la cohesión social.