Jueves, 23 de Septiembre del 2021
  • Home
  • Legislativo
  • A ley alza en la sanción por conducir manipulando un celular u otro artefacto electrónico o digital

A ley alza en la sanción por conducir manipulando un celular u otro artefacto electrónico o digital

La propuesta, abordada en tercer trámite, impone a los infractores una multa que puede ir entre 1,5 a 3 UTM. Además, estarán afectos a la suspensión de la licencia de conducir.
A ley alza en la sanción por conducir manipulando un celular u otro artefacto electrónico o digital

Buscando contrarrestar las crecientes cifras de accidentes ocasionados por conducir manipulando un celular, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó y despachó una propuesta que eleva la sanción aplicable a esta infracción.

Por efecto de ello, la norma quedó en posibilidad de pasar ahora al Ejecutivo para su promulgación como ley de la República.

La iniciativa tuvo su origen en cuatro mociones (boletines 734183419846 y 12066) que fueron abordadas en un único proyecto. Dicho texto se despachó desde la Cámara el 13 de marzo de 2019 y ahora se retomó a la luz de las enmiendas propuestas por el Senado. Estas, en lo fundamental, respetaron el criterio original y efectuaron cambios solo en parte de la redacción.

En concreto, se modifica la Ley de Tránsito trasladando la infracción desde el marco de faltas graves a las gravísimas. Como consecuencia de esto, los infractores verán subir el monto de la multa que, actualmente, es de hasta 1,5. De tal modo, la nueva sanción podrá ser de entre 1,5 a 3 UTM. Además, estarán afectos a la suspensión de la licencia de conducir.

Adicionalmente, se redefine la falta en sí. En dicha línea, será considerado una infracción gravísima o contravención “conducir un vehículo manipulando un dispositivo de telefonía móvil o cualquier otro artefacto electrónico o digital, que no venga incorporado de fábrica en el mismo”.

Se exceptúa de lo anterior, si la acción se realiza a través de un sistema de manos libres. Para este efecto, se deberá regir a lo que especifique el reglamento respectivo.

Finalmente, como parte de la adecuación normativa indicada, se elimina la mención de esta falta en las sanciones graves.

Antecedentes

Durante el trámite, varias instituciones y ONG entregaron antecedentes sobre la materia. En este contexto, se expuso que la probabilidad de un siniestro vial se incrementa en 23.24 veces cuando se chatea. A su vez, la incidencia es de 5.93 veces cuando se disca un número telefónico en el celular y 1.04 veces cuando se habla por este al conducir.

También se ha determinado que la prevalencia de uso y manipulación del celular (hablar, chatear y presencia de un distractor) en las intersecciones con alta siniestralidad vial de Santiago de Chile fue de 35%. Esto difiere de la prevalencia encontrada en Inglaterra, que alcanzó un 2,2%.

Asimismo, se considera que el riesgo asociado a la manipulación del celular durante la conducción es 5 veces mayor que el conducir bajo las influencias del alcohol.

Debate

En la discusión, el ánimo generalizado fue para apoyar la iniciativa y dar urgencia a su concreción como ley. En ese plano estuvieron particularmente quienes impulsaron las mociones que dieron origen a la actual propuesta. Ellos, además, reconocieron el aporte de la sociedad civil para dar letra al texto legal y sacar adelante la iniciativa.

Varios de los intervinientes resaltaron cómo la manipulación de los celulares provoca una alta incidencia en accidentes en el país. Así, por ejemplo, se comentó que 20 mil incidentes al año son provocados por esta situación. De igual modo, se recordó que los accidentes aumentan en un 27% por conducción distraída.

Pese a lo anterior, algunos legisladores pidieron poner atención a que el aumento de sanciones no resolverá el problema por si mismo. En tal plano, se llamó a aumentar la fiscalización y la educación.

Participaron Marcos Ilabaca (PS), Raúl Saldívar (PS), Bernardo Berger (RN), Patricio Rosas (IND), Gustavo Sanhueza (UDI), José Miguel Castro (RN), Jorge Sabag (DC), Vlado Mirosevic (PL), Leonidas Romero (RN), Ignacio Urrutia (PREP), Leonardo Soto (PS) y Ximena Ossandón (RN).